Centro de Artes Visuales Fundación Helga de Alvear

Hasta el 30 de junio de 2020

Senderos de deseo: Un nuevo edificio para un nuevo museo

Os invitamos a recorrer este nuevo espacio a través de las fotografías realizadas por Amores Pictures acompañadas de un texto del equipo del proyecto del estudio de arquitectura de Emilio Tuñón

  • Lugar:

    En tu casa

Solicitar imágenes

Helga de Alvear - Exteriores 3

Helga de Alvear - Exteriores 4

Helga de Alvear - Exteriores 8

Helga de Alvear - Exteriores 1

Helga de Alvear - Interiores 7

Helga de Alvear - Interiores 6

Helga de Alvear - Interiores 9

Helga de Alvear - Interiores 1

Helga de Alvear - Interiores 5

Helga de Alvear - Exteriores 2

IMG_1117

IMG_1118

IMG_1119

IMG_1120

IMG_1121

IMG_1122

IMG_1123

IMG_1124




La expresión Senderos de deseo, tomada del urbanismo y el diseño urbano, en relación a aquellos caminos que los viandantes realizan en contra o de forma alternativa a los marcados por el diseño urbanístico, hechos contra su voluntad y autoridad, podría extrapolarse a la actividad coleccionista de Helga de Alvear, en la que movida por la pasión que le despiertan las obras de arte, sin ser condicionada por los nombres, las tendencias o las modas, crea sus propios senderos de interés, sin rodeos u obstáculos innecesarios, sin atender nada más que a su instinto y su dedicación constante hacia el arte actual, fuera de parámetros o corsés predefinidos. Gaston Bachelard en La poética del espacio de 1957 cita a Georges Sand en relación a esta poética del sendero: «¿Hay algo más bello que un camino? Es el símbolo y la imagen de la vida activa y variada». Igualmente son muchos los artistas que lo han tomado como motivo de sus obras, como Richard Long, Hamish Fulton o Jeff Wall, por citar solamente a tres representados en la Colección Helga de Alvear. Pero quizá lo más interesante es que Helga de Alvear nos invita a compartir con ella y a caminar por los senderos que ha ido trazando.

Para hacerlo Emilio Tuñón y su estudio de arquitectura han creado un edificio y un espacio ajardinado junto a la “Casa Grande”, el nuevo Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear, donde se va a invitar al público a trazar libremente sus propios caminos a partir de las propuestas que se hagan desde sus espacios expositivos y sus actividades didácticas. Os invitamos a recorrer este nuevo espacio a través de las fotografías realizadas por Amores Pictures acompañadas de un texto del equipo del proyecto del estudio de arquitectura de Emilio Tuñón. Esperamos que a falta de poder disfrutar “in situ” del edificio, este recorrido sea el inicio de un sendero nuevo y fructífero para todos.

Helga de Alvear - Exteriores 3

 

Una estrategia, no una forma

El proyecto intenta escuchar el lugar, e imaginar una ciudad posible que, sin renunciar a nuestra época, sea capaz de preservar el modo en que la ciudad respira.

Helga de Alvear - Exteriores 4

 

Se trata pues de encontrar el territorio común entre lo contemporáneo y aquello que permite a la ciudad reconocerse a sí misma; una figura, o mejor una estrategia, que contenga en sí misma ambas caras.

Helga de Alvear - Exteriores 8

 

Helga de Alvear - Exteriores 1

 

Una estrategia considerada en términos de oportunidades. Un conjunto de reglas dictadas por las preexistencias. Una reinterpretación de las mismas que hacen del proyecto, continente y contenido, un regalo para la ciudad.

Helga de Alvear - Interiores 6

 

Un límite que es punto de encuentro. La parcela conforma una frontera en la ciudad tanto en la historia, al borde de la edad media del casco antiguo, como en la geografía, elemento que se encarama y conforma los quiebros de una vaguada.

Helga de Alvear - Interiores 7

 

La propuesta devuelve al solar el carácter de tierra de tránsito e intercambio que fueron las zonas de extramuros, lo vuelve permeable. Desde la calle Pizarro, bajo la fachada preexistente, y a través del todavía jardín trasero, se despliega un recorrido público que es un eslabón más en la cadena de plazas y callejuelas por la que se recorre el Cáceres antiguo, y es el modo natural de salvar el desnivel que lleva a la parte nueva de la ciudad.

Helga de Alvear - Interiores 9

 

Del mismo modo en que el arte, antes privilegio de una élite, se torna accesible, el edificio también intenta en un trompe l´oeil urbano, si no eliminar, sí retorcer y diluir el único límite que casi siempre permanece, lo que es de unos pocos y lo que es de todos, articulando en el vacío, una arteria pública que atraviesa sin tocarla la esfera de lo privado.

Helga de Alvear - Interiores 1

 

La presencia de lo posible: aquello que permanece y aquello que cambia. El proyecto es fiel a la esencia de lo existente y el conjunto que se propone no difiere mucho de lo que el solar ahora es: una casa con un jardín.

Helga de Alvear - Interiores 5

 

Permanecen las trazas contundentes, la volumetría rotunda casi intacta, distorsionado reflejo de la geometría ortogonal y pétrea de la “Casa Grande, pero el aparente hermetismo se disuelve en los recorridos exteriores accesibles. Una “casa”, también en cuanto a funciones, que aloja el núcleo administrativo con que funcionará el museo, y una “casa nueva”, para el esparcimiento y el paseo amable, en el que se ubican también los almacenes y las instalaciones que alimentarán el edificio.

Helga de Alvear - Exteriores 2

 

Enlaces relacionados:

Plataforma de arquitectura

Desigboom

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR